¿Nos pueden dar un susto de muerte?

RSC B+SAFE | Grupo ALMAS INDUSTRIES

como afectan los sustos al corazón

¿Nos pueden dar un susto de muerte?

Halloween es el momento del año ideal para dar algún susto, a nuestra víctima se le pondrá el corazón a mil pulsaciones. La reacción del cuerpo frente a estas situaciones es la de liberar catecolaminas en la sangre, una sustancia parecida a la adrenalina o la dopamina, que hace aumentar el ritmo cardiaco, contraer las arterias y subir la presión arterial.

Consecuencias de un susto para el corazón

Si la persona no tiene ninguna cardiopatía o problema en el corazón, nuestro organismo no debería de responder de manera violenta, sin embargo en caso de padecer alguna   miocardiopatía por estrés, también conocida como “síndrome del corazón roto”, un shock como un susto puede presentar síntomas similares al infarto. 

La miocardiopatía se diferencia del paro cardíaco en que en el primer caso,  las arterias del corazón no están obstruidas y suele ser temporal, desapareciendo en los siguientes 3 o 4 días si no hay complicaciones.

Por contra, aquellas personas que sí que sufren una enfermedad cardíaca,  el aumento brusco de los latidos que puede conllevar un susto, sí que podría provocar un accidente cardiovascular, como un infarto.

Por otro lado, la presión arterial puede provocar daño en la arteria, que puede llegar a romperse, lo que puede derivar en un accidente cardiovascular como un infarto agudo de miocardio. En definitiva, debemos tener precaución a la hora de hacer este tipo de bromas, si la persona sufre una dolencia en el corazón pueden llegar a ser peligrosas. 

Los síntomas que produce un susto son diversos, por ejemplo:

1. Pérdida del apetito repentino

2. Síntomas de somnolencia o adormecimientos

3. Sensación de fío o escalofríos en brazos y piernas

4. Falta de riego sanguíneo

5. Falta de sueño

6. Sentimiento de angustia y ansiedad

7. Falta de energía

8. Dolor de cabeza

Los sustos responden más bien a un desequilibrio emocional repentino que puede derivar en otras enfermedades como la depresión o el estrés.