Site Loader

Una dieta equilibrada íntegra, en las cantidades adecuadas, alimentos de los distintos grupos: ricos en hidratos de carbono (patatas, legumbres, pasta, arroz, hortalizas, frutas y frutos secos…), ricos en grasas (aceite de oliva virgen o aceite de girasol alto oleico) y ricos en proteínas (lácteos, aves, pescado, huevos…).

Aquellos alimentos ricos en hidratos de carbono, debe suponer casi el 50% de la ingesta de alimentos, mientras aquellos ricos en grasas no deben superar el 35% y los proteicos menos del 15%.

Seguir una alimentación equilibrada, basada en la dieta mediterránea, es un elemento esencial para mantener la salud de nuestro corazón. Y es que no solo se evita el sobrepeso y la obesidad que sufren entre el 37% y el 17% de españoles respectivamente según la última Encuesta Nacional de Salud, si no que además, una dieta rica en productos vegetales y carne en cantidades moderadas también ayuda a reducir los niveles de colesterol, la posibilidad de padecer diabetes e incluso un infarto o ictus.

Por todo ello, a nuestra famosa dieta mediterránea se le atribuye el poder de disminuir el riesgo cardiovascular total hasta un 30%.

Si la despensa de nuestra cocina contiene alimentos inadecuados, aunque los cocinemos a la plancha, al vapor o al horno resultará muy difícil conseguir nuestro objetivo de salud. Por ello, para lograr una dieta equilibrada hay que empezar en el supermercado, aprendiendo a comprar según el contenido nutricional. Debemos fijarnos en el etiquetado de los productos y seleccionarlos en función de las cantidades de: calorías, grasas saturadas, sal y azúcar.

¿Qué información contiene una etiqueta?

  1. Tamaño de la porción.

Esta sección te indica de qué tamaño es la porción y cuántas se encuentran en el envase. 

2. Proteínas.

Las proteínas deben representar entre el 10-15% de las calorías totales

3. Hidratos de carbono.

Deben suponer entre el 50-55% de las calorías totales. A veces, puede aparecer el desglose de los cuáles:

  • Azúcares 
  • Polialcoholes
  • Almidón

4. Grasas.

Podemos distinguir entre grasas saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas. Es recomendable productos con bajo contenido en grasas saturadas y grasas trans (<1,5g/100g productos sólidos y 0,75g/100ml productos líquidos). 

5. Fibra alimentaria.Se recomienda consumir como mínimo 25g/día

6. Sodio.

Se recomienda un bajo contenido en sodio cuando no contiene más de 0,12g de sodio, o el valor equivalente de sal por 100g o por 100ml (<0,12/100gr/100ml)

En definitiva, te aconsejamos leer el etiquetado de los alimentos, no te llevará más de 5 minutos y te ayudará a que tu compra sea más saludable. Procura comprar alimentos con contenidos bajos en azúcares refinados, grasas saturadas, grasas trans y sal. Si quieres ponértelo fácil, haz una lista de la compra antes de salir de casa y cíñete a ella. Por último, compra los productos de temporada, suelen tener mejor relación calidad precio y se encuentra en el momento óptimo de consumo.

Please follow and like us:
error

Post Author: P+V

Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram