Ejercicios para niños

RSC B+SAFE | Grupo ALMAS INDUSTRIES

deporte para niños

Ejercicios para niños

La actividad física en los niños mejora su formación física y su autoestima, potencia sus valores sociales y su relación con el entorno. Además se divierten de lo lindo. Si te falta alguna razón para motivar a tu niño a hacer ejercicio la encontrarás aquí.

Beneficios del ejercicio para los niños

En la actividad física interviene multitud de factores. Estos son los que están directamente relacionados con la mejora de la salud de los niños: resistencia cardiorrespiratoria, flexibilidad, la fuerza y la resistencia muscular, y la coordinación (muy importante en la infancia). Veámoslos los beneficios del ejercicio físico para los niños con detalle:

La resistencia cardiorrespiratoria

El corazón y los pulmones necesitan adaptarse cuando nuestro organismo realiza actividades que requieren el movimiento de grandes grupos musculares en períodos de tiempo prolongados. Así se asegurará que la sangre se reparta adecuadamente y nuestro organismo se recupere del esfuerzo realizado.

La resistencia cardiorrespiratoria en los niños se puede fortalecer realizando: carrera suave, natación, bicicleta, remo, andar a ritmo ligero, salto, etcétera.

Hay que progresar lentamente, y tener en cuenta que las personas que no hayan realizado actividades durante cierto tiempo, deben de comenzar lentamente e ir aumentando poco a poco.

Fuerza y resistencia muscular

La fuerza muscular es la capacidad que tiene el músculo para generar tensión y vencer la fuerza opuesta. La resistencia muscular es la capacidad del músculo para mantener su contracción durante un período de tiempo prolongado.

Los niños pueden practicarla saltando a la comba, trepando, corriendo, jugando a la carretilla o a tirar de la soga… O con actividades como tirar un balón, remar, realizar ejercicios de fuerza en un gimnasio, sostener o empujar algo… Un trabajo de este tipo con excesiva carga puede ser perjudicial en la infancia, porque el cuerpo está en pleno desarrollo.

Si se tiene alguna duda, es muy recomendable acudir a un profesional experto.

Flexibilidad

Es la capacidad que tiene las articulaciones de realizar movimientos con la mayor amplitud posible. No se encarga de generar movimiento, pero sí lo facilita. Se pueden practicar con actividades físicas como: estirar suavemente los diferentes músculos, bailar, jugar a los bolos, a la goma elástica, deportes como gimnasia, kárate, judo y otros similares.

Aunque en la infancia la flexibilidad es mayor, conviene iniciar estas actividades en edades tempranas y mantenerlas a lo largo de la vida.

Coordinación

Es la capacidad para utilizar los sentidos, destacando la visión y la audición, unido al movimiento y las diferentes partes del cuerpo, y así poder desarrollar los movimientos con precisión y suavidad.

La coordinación incluye:

En el equilibrio corporal, siendo la habilidad para mantener una determinada postura, especialmente en gravedad. Por ejemplo, andar sobre una barra fija).

El rítmo

Percepción del cuerpo en el espacio y coordinación espacial, como hacer una voltereta, o aprender un paso de baile.

Coordinación ojo-pie, como conducir un balón con el pie.

Coordinación ojo-mano, como golpear una bola con la raqueta.

Estas actividades son muy importantes, sobre todo en la infancia ya que:

Evitan caídas.

Proporcionan satisfacción.

El ejercicio importante para el desarrollo físico-psíquico.

No hay que olvidar que el trabajo deportivo debe adaptarse a la edad y maduración física y funcional del individuo, evitando la especialización precoz y presiones innecesarias a tan temprana edad.

Hasta los 12 años, la práctica deportiva debe ser antes que nada una diversión, sin preocuparse tanto por indicaciones técnicas. Lo ideal es que a esta edad se realicen muchas especialidades y que se utilice todo el cuerpo. Así, los niños y pre-adolescentes pueden desarrollar su eficiencia y potencial físico.

De los 12 a los 25 años, en cambio, sí resulta fundamental el aprendizaje de una buena técnica y una mayor dedicación, eligiendo una especialidad en particular. Sin embargo, como hay algunas en las que no se practica la flexibilidad, con el pasar de los años esa condición se va atrofiando hasta desaparecer.

Por eso, es importante que además de dedicarse a su deporte preferido, el joven practique otras actividades para preservar las cualidades físicas que lo acompañan desde pequeño. En ese orden, vale remarcar que es el momento justo para comenzar a desarrollar la capacidad aeróbica y el fortalecimiento de los músculos.

Beneficios del ejercicio para niños

• Fortalece los músculos y huesos
• Previene la obesidad
• Previene el riesgo de enfermedades tales como la diabetes
• Puede corregir posibles defectos físicos
• Enseña a seguir reglas
• Ayuda a relacionarse con los demás
• Ayuda a coordinar sus movimientos
• Ayuda a ingresar en la sociedad, haciéndole más colaborador y menos individual
• Potencia la creación y regularización de hábitos
• Estimula la higiene y la salud
• Duermen mejor y son capaces de enfrentarse mejor a los pequeños retos de la vida cotidiana
 
Los beneficios en la práctica de un deporte son innumerables pero ante todo el niño debe divertirse con él.

Precauciones

A pesar de los beneficios que se obtienen de la actividad física durante la niñez, hay que tener en cuenta ciertas precauciones, ya que cuando se superan los límites máximos permitidos con posturas incorrectas o cargas excesivas, pueden producirse efectos negativos

. Por esta razón es muy importante que el deporte infantil esté supervisado y sea impartido por educadores especializados, capaces de adaptar la actividad física de acuerdo a la edad y la condición física del menor, evitando que sus efectos puedan influir negativamente en el desarrollo del niño.

además es muy importante planificar los descansos y hacerlo con frecuencia.

Recomendaciones

– En general, en cualquier deporte, el niño hasta los 7 años lo que tiene que hacer es jugar.

– Se deben evitar las competiciones hasta los 12 años por lo menos.

– La especialización demasiado precoz en un deporte no es buena.

– Si se practica un deporte individual, es muy recomendable completarlo con un deporte colectivo, pues enriquece más al niño.

– Hay que evitar tanto el sedentarismo como la sobrecarga excesiva.

– Hay que realizar un seguimiento médico del niño, sobre todo si compite.

– Es importante tener en cuenta las inclinaciones del niño, sus gustos y sus intereses.

consejos a seguir

  1. Elegir ropa cómoda, que no pese y que absorba el sudor. Ropa deportiva, para hacer ejercicio.
  2. Prepara una botella de agua para cuando estés realizando el ejercicio. Porque debes mantener el cuerpo hidratado.
  3. Haz una serie de ejercicios para estirar el cuerpo e iniciar con el calentamiento como: correr durante 1 minuto, girar el tronco del cuerpo de izquierda a derecha y viceversa, hacer círculos con los brazos, flexionar el tronco hacia abajo.
  4. Cuando hayas terminado tu rutina de ejercicio, espera a terminar de sudar para bañarte.

Otra cosa más a tener en cuenta es la hidratación, frente a altas temperaturas, ya que mediante la sudoración se pierde gran cantidad de líquido, y esto aumenta la frecuencia cardíaca, por lo tanto no deben faltar bebidas ricas en sodio, potasio, calcio y cloro. que son los responsables de las funciones musculares.

En cuanto a cada disciplina deportiva,  se debe tener cuidado en las lesiones y tomar medidas preventivas para evitar las mismas.