Site Loader

Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo. Según un estudio realizado en Suecia, los episodios cardíacos aumentan en fechas festivas como Navidad o en verano.

Las cifras de este estudio demostraron que el riesgo en estas fechas navideñas se sitúa en un 40%, debido al estrés al que se somete al cuerpo.

La Navidad ya está aquí y somos muchos los que prometemos controlar nuestros excesos típicos de estos días. Pero no hay por qué preocuparse en exceso, para poder disfrutar de una Navidad sin que la vuelta a la rutina sea un suplicio sigue nuestras recomendaciones:

Consejos para unas navidades saludables

  • Disfruta de las cenas, pero con moderación. No es cuestión de poner pegas al plato de Nochebuena o no querer ni probar los turrones, si no de comer con moderación. En estas fechas en las que el corazón sufre más emociones, lo ideal es no abusar del colesterol. especialmente aquellas personas con enfermedades cardiovasculares.
  • No te excedas con el alcohol. Respecto al vino tinto en dosis moderadas disminuye el riesgo de enfermedad coronaria mediante la reducción de la producción de lipoproteínas de baja densidad (LDL) y aumento de lipoproteína de alta densidad (HDL).
  • Mantener la rutina. Conviene regresar a la dieta mediterránea y retomar los alimentos bajos en grasas saturadas, colesterol y sales. También resulta beneficioso incluir en nuestra dieta alimentos ricos en fibra y ácidos grasos como frutas, verduras, carnes magras, pescado azul, cereales integrales y frutos secos.
  • No te alejes de la báscula. La media está en engordar entre dos y tres kilos. Por ello el mejor de los propósitos para año nuevo es la práctica diaria de ejercicio y deshacernos de ellos. Lo ideal sería no aumentar nuestro peso sobre todo si sufrimos sobrepeso.
  • Dormir la mejor medicina. El descanso es básico para el corazón. Sin embargo, según un estudio publicado por European Journal of Preventive Cardiology, dormir siete horas al día reduce hasta en un 65% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Además, mientras dormimos, al estar relajados. disminuye nuestra presión arterial que también afecta a las arterias, lo que resulta positivo para el corazón.

 

Post Author: P+V