Archives For cardiovascular

hiking-1385937_1920

Caminar es una de las actividades más recomendadas para aquellos que padecen enfermedades cardiovasculares. El senderismo es una actividad física para todas las edades, no requiere de esfuerzos bruscos y da fuerza al corazón.

Según indicaciones de la Fundación Española del Corazón (FEC), el senderismo es una actividad que se incorpora en los programas de rehabilitación cardíaca para mejorar la salud y reducir riesgos. Poco a poco mejora la fortaleza del corazón y su resistencia ante esfuerzos, lo que proporciona también mejor oxigenación y transporte de nutrientes.

Un ruta de senderismo se puede recorrer por diferentes lugares campestres, disfrutando de la naturaleza y el aire puro. Estos aspectos también serán positivos para nuestra salud mental disminuyendo el estrés.

Antes de comenzar la FEC recomienda realizar entre 10 – 20 minutos de ejercicios de estiramiento y fuerza muscular y una vez que comenzamos aumentar progresivamente el ritmo. De esta forma vamos acostumbrando al corazón sin forzarlo bruscamente.

Por otro lado no hay que olvidar tomar ciertas precauciones: llevar siempre ropa cómoda y ligera (calzado y textil), protegernos del sol con crema y protectores labiales, caminar junto a más personas, evitar largos recorridos tras comer, si tenemos patologías cardiovasculares realizar un examen médico y por último y muy importante, cuando nos encontremos mal con síntomas de náuseas o mareos hay que parar y acudir al médico.

Os animamos a sacar una hora de vuestro tiempo y realizar una ruta de senderismo, afortunadamente en España tenemos lugares asombrosos para recorrer y disfrutar, y recuerda, si es en compañía ¡mucho mejor!

“Todos los pensamientos verdaderamente grandes se conciben mientras caminamos” Fiedrich Nietzsche

 

B+Safe_Claves corazón sano

El ejercicio, acompañado de buenos hábitos de alimentación y salud, es uno de los mejores métodos para que el corazón funcione de forma óptima. La pregunta que nos hacemos en muchas ocasiones es cuánto ejercicio se debe realizar y cómo, y el College Sports Medicine nos da esas claves que harán que nuestro corazón esté fuerte y sano.

En primer lugar es necesario concienciarse y tener fuerza de voluntad para dejar de lado la vida sedentaria, aquella que hace que nos acostumbremos a estar sentados durante horas, ya sea viendo la tele o realizando otras actividades.

El estudio de investigación realizado por este prestigioso colegio de medicina deportiva, expone que tan sólo necesitamos realizar ejercicio moderado 30 minutos diarios, 5 días a la semana, y trabajando aspectos como la flexibilidad, la resistencia y la fuerza. Si el tiempo es tu peor enemigo a la hora de realizar ejercicio, también está la opción de hacer sesiones de menor periodo de tiempo, de unos 10 minutos pero repetidas varias veces en el día.

No debemos empezar con intensidad desde el primer minuto de sesión de ejercicio, sino que realizar los ejercicio de forma progresiva, para evitar lesiones indeseadas y que el cuerpo vaya mejorando poco a poco.

Las personas en edad adulta deben entrenar los grupos musculares al menos dos o tres veces por semana, con ejercicios de distinto tipo y dejando un intervalo de tiempo de un día si hacemos deporte de intensidad moderada-alta, para la recuperación de los músculos. De esta forma iremos aumentando la resistencia y nos fatigaremos menos.

La flexibilidad es otro de los factores que el colegio americano destaca entrenar. Con la edad las personas perdemos flexibilidad en nuestros movimientos y si la entrenamos podemos ganar en agilidad en el día a día. Los ejercicios de estiramiento deben mantenerse al menos 20 segundos y que se note que estamos estirando el músculo. Actividades como el yoga son útiles para ganar esa elasticidad y agilidad que perdemos con el tiempo.

Para finalizar, queremos insistir en la necesidad de realizarse pruebas y reconocimientos médicos que certifiquen el estado de nuestra salud. Realizar deporte nos aporta una mejor vitalidad, tanto a nivel físico como mental, os animamos a buscar un hueco en la agenda de tan sólo media hora y ejercitar el corazón, nuestro motor de vida.