La Feria de Málaga, cardioprotegida por Proyecto+Vida

10th agosto 2017

Feriademalaga2017_desfibrilador_cardioprotegida (3)

Uno de los eventos más importantes de la ciudad de Málaga e incluso de la Comunidad Autónoma de Andalucía es la Feria de Málaga, que entre el 12 y el 19 de agosto reúne a más de 600.000 visitantes junto a los propios habitantes malagueños. Durante esa semana especial del verano andaluz, esta acumulación de personas lleva a los responsables a buscar la mejor atención sanitaria posible.

Por lo tanto, desde el Ayuntamiento de Málaga y el servicio de Protección Civil cuentan con la colaboración de Proyecto+Vida para reforzar la cardioprotección de la Feria de Málaga a partir de 10 dispositivos del Desfibrilador Operacional Conectado (DOC). La presencia de estos desfibriladores y la capacitación en RCP y su utilización por parte del personal sanitario multiplica el cuidado cardíaco recibido por los asistentes.

Cinco de estos desfibriladores se encuentran en el centro urbano y otros cinco en el Real de la Feria, que ocupa más de 800.000 metros cuadrados en el Cortijo de Torres. Estos sistemas avanzados generan un valor añadido para este evento festivo, cuyos miles de visitantes pueden pertenecer a posibles grupos de riesgo cardíaco y se encuentran en un contexto de calor, humedad y posibles excesos de comida o de bebidas alcohólicas, factores que incrementan este peligro.

Juan Antonio Benítez, Jefe de Protección Civil del Ayuntamiento de Málaga, destaca el compromiso de las instituciones malagueñas hacia el cuidado cardíaco de la ciudadanía: “el Ayuntamiento está muy comprometido con el tema y cardioprotege los eventos en los que participa, además de los edificios municipales o espacios de la ciudad, así que la colaboración de B+Safe aporta más seguridad a la Feria gracias a que contamos con más desfibriladores”.

Benítez señala que la Feria de Málaga, de elevado prestigio autonómico y nacional, es un evento en el que la cardioprotección es particularmente importante para la salud de los asistentes: “las concentraciones humanas son motivos suficientes para considerarlas factor de riesgo que precisen atención cardiaca, influyendo además las altas temperaturas, la humedad ambiente o los frecuentes excesos de comida y bebida”.